+1 (305) 491-4282

Coach Personal

4 Nov 2017

-ERRORES DEL PENSAMIENTO QUE NOS PUEDEN HACER SENTIR FATAL-

Por Erika Monroy
www.erikamonroy.com

-Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia-

La información que te voy a compartir en esta ocasión estoy segura te servirá para entender aún más “el poder de los pensamientos” y por ende hacer los cambios que necesitas para generar más pensamientos positivos en vez de pensamientos tóxicos y así crear un bienestar personal.

Y es que cada sesión de coaching con mis clientes, ya sean altos ejecutivos, niños de 10 años, mujeres empresarias y/o familias, hacemos un alto para reflexionar sobre qué tipo de pensamientos son los que están previos a sus emociones los cuales se entrelazan con sensaciones y se expresan por medio de sus conductas o comportamientos, aquí te dejo una imagen que me ha servido mucho para explicarles el poder que tienen los pensamientos sobre lo que Somos.

No son los acontecimientos los que provocan que nos sintamos de una manera determinada, sino que es la interpretación que hacemos de éstos (a través del pensamiento) lo que hace que nos sintamos mejor o peor. Los errores del pensamiento los comete nuestro mente de manera sistemática, al procesar la información que proviene de todo aquello que nos rodea: el mundo, el futuro, nosotros mismos, nuestra relación con los demás, etc. Así pues, a través de estos errores distorsionamos la realidad.

Los pensamientos automáticos del tipo “soy tonto”, “soy un inútil”, se encienden como chispas, sin apenas darnos cuenta, porque no reparamos en ellos. Sin embargo éstos, aunque puedan parecer triviales e inofensivos, van dejando huella a medida que los vamos repitiendo si stemáticamente, hasta convertirse en nuestra personalidad viéndonos así atrapados en un embrollo difícil de deshacer.

Aquí te dejo algunos de los errores del pensamiento, errores tóxicos o errores cognitivos más comunes, cuando los vayas leyendo ve analizando tu forma de pensar y te sorprenderás los cambios que puedes hacer al crear consciencia y forzarte en sustituirlos por otra forma de verbalizarlos.

  1. Visión catastrófica: continuamente se espera el desastre y todo se ve de color negro. Verbalizaciones del tipo “y si, ya pero, seguro que…”. “No podré dejar el alcohol”.
  2. Minimización:Lo contrario del catastrofismo. Se minusvalora el significado de los resultados. Nada es suficiente “No fue tan bueno”.
  3. Lectura del pensamiento: son “adivinaciones” de cómo se sienten o piensan los demás dándolo por válido sin tener pruebas. Por ejemplo “Un hombre va a comprar unos cigarros, y el empleado le dice que se le han acabado. El hombre piensa que tiene esos cigarrillos pero que quiere deshacerse de él porque no le gusta su aspecto”.
  4. Generalización: A partir de un elemento o un solo ejemplo se obtienen conclusiones generalizadas. Ejemplo: un chico con anorexia nerviosa piensa “si comes a gusto, engordas”.
  5. Pensamiento dicotómico o de extremos: Se tiende a percibir los hechos de forma extremista, blanco-negro, bueno-malo, todo-nada. Ejemplos: alguien que comete un pequeño error piensa “soy estúpido” (esta persona considera que la gente es estúpida o inteligente y ella, al definirse, se sitúa en el extremo negativo sin pensar que tiene muchas cualidades).
  6. Filtrar: Únicamente se percibe un elemento de la situación con exclusión del resto. Se resalta un simple detalle que tiñe todo el hecho. “Pedro paro de consumir drogas y tiene un amigo que no tiene que ver con las drogas, un día se lo encuentra y lo ve con mala cara. Pedro piensa que ha consumido”.
  7. Fijarse en lo negativo de la situación/descalificar lo positivo: Es la tendencia a atender o recordar los aspectos de las situaciones típicamente negativas, a expensas de otros más positivos. “El fin de semana en el balneario fue horrible porque no paró de llover”
  8. Personalización: Atribuirse a uno mismo fenómenos o hechos que, en realidad, se deben a factores externos. La persona cree que todo lo que hace o dice es una reacción hacia ella. Ejemplo: una chica que está con unas amigas en un concierto y, al hacerles una pregunta, ninguna le contesta y piensa “me ignoran porque les caí mal” (sin pensar que posiblemente la música está tan alta que no la han escuchado).
  9. Razonamiento emocional: Definir el sentir determinadas emociones negativas como una realidad objetiva. Ejemplo: una madre que llega tarde al colegio para recoger a su hijo siente (en ese momento y dada la situación) que es una mala madre y piensa “soy una mala madre”.
  10. Culpabilidad: Cuando conviertes al otro en responsable de tus decisiones o cuando te culpas de las decisiones ajenas. “Tuve una recaída porque me echaron del trabajo”, “actuó así porque yo le provoqué”.
  11. Los “debería”: La persona posee una lista de normas rígidas y absolutas. Para que todo funcione tanto uno mismo como los demás deben cumplirlas. “No debería equivocarme nunca”, “mis hijos deben sacar siempre las mejores notas”.
  12. Tener razón: La persona nunca se equivoca, no admite pruebas en contra de su posición. “Digas lo que digas eso no es motivo de sanción”.

Como ves con los ejemplos que te he dado, las diferentes categorías no son excluyentes entre sí. Es decir, un determinado .pensamiento puede categorizarse a la vez en diferentes tipos. Por ejemplo, el pensamiento “soy un inútil” (en una persona talentosa que comete un pequeño error) es, a la vez, inferencia arbitraria, abstracción selectiva y pensamiento dicotómico.

¿Se pueden modificar las distorsiones cognitivas?

Efectivamente, las distorsiones cognitivas se pueden modificar una vez que se han detectado. De esta manera se puede aprender a pensar sobre lo que nos rodea de manera más adaptativa, haciendo interpretaciones de la realidad que no nos provoquen un malestar tan intenso. Es decir, si detectamos aquellos pensamientos que hacen que nos sintamos mal, podemos aprender a cambiarlos por pensamientos alternativos realistas que nos hagan sentir emociones más positivas y, por lo tanto, tener sensaciones agradables y conductas más adaptativas, que no refuercen los esquemas mentales disfuncionales.

Estos aspectos se pueden trabajar mediante la técnica de la reestructuración cognitiva. Esta técnica se utiliza frecuentemente en terapia cognitivo-conductual (TRE) para muchos tipos de trastornos en los que las distorsiones cognitivas juegan un gran papel.

Te dejo un ejercicio que te ayudará a organizar, analizar y reflexionar sobre su forma de pensar.

Ejercicio:

Tabla de análisis de mis propios errores cognitivos

Indicaciones: Reflexiona cuáles errores del pensamiento cometes, en qué ocasiones comúnmente lo haces, porque pensamiento positivo lo puedes sustituir, así como la forma que se te ocurre puedes hacer para “romper” con este mal habito.

Aquí esta tu propia plantilla:

Te recomiendo que aprendas técnicas de respiración, meditación, escuches música, veas videos motivaciones, te hagas masaje, utilices olores e imágenes, y todo lo que consideres te puede apoyar para lograr un estado de paz que te permita reflexionar sobre los pensamientos que estas creando que te hacen daño, que te lastiman, te impiden crear relaciones sanas, o te impiden lograr tus metas, para después empieces a utilizar palabras “ancla” que te sacarán de esa formad e pensar-sentir-decir-actuar.

-Recuerda que tu eres el protagonista en esta historia llamada “tu vida”.

         

Clinical- Educational Psychologist |

Certified  Professional Coach

www.erikamonroy.com

 Phone: 305-491-4282

Leave a Reply